Lenguaje Corporal

PNL y lenguaje no verbal

En una entrevista de evaluación de desempeño del personal de una compañía el jefe le pregunta a un subalterno si tiene problemas de relación con sus compañeros de trabajo.

El empleado le contesta: ¡Por supuesto que no! mientras asiente con la cabeza.

Es decir dice claramente que SI los tiene, pero con su lenguaje gestual, corporal.

En este caso el lenguaje verbal y el no verbal -corporal- dan señales de discrepancia o incongruencia.

El jefe que ha estado en un programa de entrenamiento de PNL con nosotros y ha aprendido a leer el lenguaje no verbal -el lenguaje de la mente inconsciente- puede detectar fácilmente que SI hay problemas en ese trabajador. E ignora completamente las palabras que de otra forma lo desorientarían o engañarían.

El lenguaje verbal puede engañar pero el lenguaje no verbal JAMAS lo hace. O al menos no lo hará si la persona no le busca controlar conscientemente.

O si le sorprendemos con una pregunta inesperada.

En PNL aprendemos a leer el lenguaje NO VERBAL de las personas y para eso debemos desarrollar nuestras propias capacidades de percepción visual y auditiva. A esto le denominado “calibración”.

Una de las primeras lecciones que debe aprender una persona es prestar atención a lo que ocurre en su entorno y luego a detectar o “leer” el lenguaje no verbal de los demás. Porque si estamos todo el tiempo preocupados solo de nuestros propios pensamientos no podremos hacerlo.

El lenguaje no verbal es el lenguaje de la mente inconsciente. El lenguaje de la verdad. A menos como ya hemos dicho se le trate de controlar conscientemente.

Pero aún así, en algún momento dará señales verdaderas porque es el lenguaje del inconsciente. Y la mente inconsciente siempre revela la verdad.

Una madre observa que su hija está haciendo algo indebido. Y le grita ¡No hagas eso! Mientras no puede evitar que se le escape una sonrisa. Al día siguiente sorprende a su hija haciendo nuevamente lo mismo.

Especialmente los niños captan el lenguaje no verbal de los adultos.

Debemos considerar el lenguaje no verbal en dos sentidos

1. Podemos leer claramente y conscientemente los mensajes verdaderos que nos emite el inconsciente de los demás. Si entrenamos nuestros ojos y oídos para ello.

Para buscar congruencia o discrepancias entre lo que entienden nuestros oídos (solo las palabras) y lo que captan nuestros oídos (ritmo, tono e intensidad de la voz del interlocutor) sumado a lo que ven nuestros ojos.

Lo que podríamos llamar “tener ojos para ver y oídos para escuchar”.

Porque si NO nos educamos en ello tendremos ojos y miraremos, pero no veremos; y tendremos oídos y entenderemos, pero no “escucharemos” verdaderamente.

2. Nosotros también enviamos constantemente señales con nuestro lenguaje no verbal que será más impactante en nuestra comunicación con los demás que el lenguaje verbal o las meras palabras que usamos.

Porque aún cuando una persona no esté entrenada para leer el lenguaje no verbal conscientemente, como alguien que se educa en ello, su mente inconsciente SI será capaz de hacerlo.

Y buscará -inconscientemente- discrepancias entre lo que le decimos con nuestras palabras y lo que expresamos con nuestro tono de voz y nuestro lenguaje corporal.
Una persona quedará con la sensación de desconfianza si nuestro lenguaje no verbal es incongruente con nuestras palabras. O si verdaderamente no estamos diciendo la verdad.

El lenguaje no verbal es REALMENTE IMPORTANTE en la comunicación diaria.

Ejemplos

Una persona le dice a otra: “te amo” pero lo dice con un tono de voz poco convincente, o con la mirada perdida en el horizonte, o con un ceño fruncido.

El mensaje que enviará a la otra persona será: “No te quiero y trato de hacerte creer que si lo hago”.

Un jefe de ventas  trata de motivar a otros con frases como:”Estoy realmente decidido a que superemos nuestros resultados este trimestre”  pero lo hace con un tono de voz  desanimado y con la cabeza mirando hacia el suelo como derrotado.

Dará señales inequívocas que está desanimado y despertará el mismo desánimo en los demás.

Porque ha prestado importancia a la parte menos importante en la comunicación: su lenguaje verbal, las palabras;   y ha descuidado completamente el lenguaje no verbal. El lenguaje tonal de su voz y gestual de su cuerpo.

Importancia real del lenguaje no verbal. Otros ejemplos

En nuestra comunicación el lenguaje no verbal es SIEMPRE  el que manda.

En nuestros programas de PNL a los cuales ingresan muchos profesionales de la salud, pero también muchos ejecutivos, profesionales, ejecutivos de recursos humanos,   enfatizamos  el hecho que el IMPACTO emocional de la comunicación está siempre dado por nuestro lenguaje no verbal.

Y este  lenguaje no verbal –como se observa en el diagrama de abajo-  se compone de un lenguaje tonal (relacionado con la voz) y el lenguaje gestual (corporal).

El impacto que tienen nuestras palabras es apenas de un 7% en nuestra comunicación.

El 93 % restante estará dado por la voz, ritmo o velocidad, intensidad o volumen y tono –agudeza o gravedad de ella. Lo que en nuestros programas llamamos “RIT de la voz”. A esto se suma  el cuerpo: la mirada, los gestos del cuerpo o rostro, los movimientos y el   ritmo-velocidad  de la   respiración.

Comunicación y PNL

Una misma palabra dicha con distintos RIT (RITMO, INTENSIDAD Y TONO) de la voz  dará señales completamente distintas.

Por ejemplo: la palabra “cuídate” dependiendo del RIT y del lenguaje corporal puede dar señales tan diversas como ir de la amenaza más violenta hacia otra persona  hasta la ternura y el cariño más extremo. ¡LA MISMA PALABRA!.

Si una persona que intenta relajar a otra le grita al oído: ¡¡¡Relájate!!!. Y acompaña  este grito con una voz tensa y nerviosa, logrará el efecto totalmente contrario.

Una palabra o una frase  amenazante puede dar señales inequívocas de amistad o coqueteo.

Por ejemplo: la frase “te odio” dicha con un  RIT determinado y con una sonrisa en los labios puede significar: “te amo”.
La frase “te voy a matar” puede ir desde una amenaza real  hasta un jugueteo entre dos personas que se estiman y aman.

En este último caso el mensaje real es: “estamos jugando, sabes que te quiero y nunca te haría daño”, etc.

La palabra “NO” puede significar “SI” cuando se dice con cierto RIT y acompañado de una mirada condescendiente, aprobadora,  que puede significar: “insiste un poco más”.

Podemos dar señales de lenguaje no verbal equivocadas y hacer que otros distorsionen respecto a nosotros

Una  persona dice ser sincera con otra  pero todo el tiempo desvía su mirada y así envía señales inequívocas de que está mintiendo y que se debe tener desconfianza y sospecha con ella.

Por otro lado  no siempre esto será así.

Es probable que la persona esté diciendo la verdad y el nerviosismo le impide mirar directo a los ojos.

Pero si NO se preocupa de su lenguaje no verbal no será convincente en su comunicación. Y las demás personas creerán  que miente o es falsa.

Porque la mente inconsciente  del interlocutor captará la discrepancia existente entre el lenguaje verbal y no verbal. Inconscientemente captará que hay algo muy distinto que se está comunicando con el lenguaje corporal a lo que se está diciendo con las palabras. Y la “parte racional” de aquella persona puede hacer interpretaciones distorsionadas y muy erróneas de aquel mensaje no verbal.

Hará  lo que en  PNL denominamos  “lectura de pensamiento” o “equivalencia compleja”. Que es una de las muchas  distorsiones que las personas acostumbran a hacer con sus mentes. Y aquella persona puede darle  un significado completamente equivocado a aquel  nerviosismo. Lo puede interpretar erróneamente  como falta de sinceridad o engaño.

Así mismo, por ejemplo, los estafadores, o quienes desean engañarnos,   tratan de manipular su lenguaje no verbal u ocultarlo para convencernos. Y  lo consiguen. Pero en un instante de descuido,  un gesto, una mirada y también una palabra descuidada,  revelará  sus verdaderas intenciones. Si estamos atentos a captar  su lenguaje no verbal.

Programas erróneos

Hay cursos  que enseñan a manipular el lenguaje  no verbal. Pero eso nunca es completamente efectivo ya que finalmente  en un descuido la verdad saldrá de la persona  por los ojos, la voz o el cuerpo. Será inevitable.

Algunos programas enseñan a simular la  ira u otras emociones. Pero eso no es aconsejable.

Lo aconsejable es REALMENTE cambiar esas emociones.

Si ya no sentimos envidia, ira, rabia por lo que otros nos dicen o hacen,  mejorará notablemente nuestro estado interno.

Con ello nuestro lenguaje no verbal ya no necesitará ser ocultado como enseñan aquellos   programas. Mejorarán igualmente  nuestras relaciones sociales y comunicación  con los demás.

Pero además mejorará nuestra propia salud. Viviremos una vida con mucho menos desgaste y de  mejor calidad.

Nuestro lenguaje no verbal será verdaderamente congruente con nuestras palabras y  se mostrará así a las demás personas.

Como palabra final para aquellos que insisten en aquellos programas de simulación y engaño del lenguaje no verbal puedo agregar que  algunos plantean  que al  final los pensamientos se estampan en el rostro. Porque como alguien   dijo: “todo será revelado y nada oculto permanecerá eternamente oculto”.

Inversión en manejar nuestros estados internos

Al entender el poder del lenguaje no verbal podemos darnos cuenta que antes que invertir en el manejo de palabras  es mucho mejor   invertirlo en el control de nuestros estados internos y de hacer congruente nuestro lenguaje verbal con el lenguaje no verbal.

¿Significa esto que debemos ignorar completamente  las palabras en nuestra comunicación?

Por supuesto que no. Este es un error en el cual he visto caer a varias personas que se han entrenado en PNL.
Pero esto nos llevaría a tocar otro tema de mucha importancia y que deseo tratar en  futuros artículos: el poder de las palabras como “anclas” o gatilladores emocionales. En otros artículos explicaré como las palabras despiertan experiencias internas completas.

Pero las palabras separadas del lenguaje no verbal  son  como ampolletas  sin electricidad.

Y, normalmente, siempre el mayor impacto vendrá del lenguaje no verbal que de las palabras. Es un hecho  comprobado.

¿De que otra forma impacta nuestro lenguaje no verbal  a nuestro interlocutor?

Los seres humanos estamos siempre buscando la compañía y cercanía de aquellos que se nos parecen. Y buscamos alejarnos de aquello que es diferente.  Si nuestro interlocutor tiene un ritmo de voz rápido nosotros debemos usar uno igual de rápido, al menos durante el inicio de la comunicación.

Eso nos lleva al tema de la generación de empatía o rapport que es uno de los capítulos más importantes en el área de la comunicación con Programación Neurolinguítica (PNL)

Y  uno de los temas más importantes en nuestros cursos de formación en PNL. Como el Diplomado en PNL  o el Practitioner en PNL